EL PESCADOR DE GALÁPAGOS DEFIENDE LOS RECURSOS Y A SU COMUNIDAD

La fotografía es una ventana que permite mostrar la percepción de los fotógrafos a su público. Como Fotógrafo de Galápagos en esta ocasión quiero mostrar la pesca desde la visión del pescador.

En mi artículo anterior conté la historia de valentía, trabajo y amor de Maritza y su familia, apasionados por la pesca, actividad que defienden como otros compañeros de su sector.

Por eso se sintió ofendida cuando, años atrás, vio un cartel que decía: “El pescador, el mayor depredador de la isla”. Como ella, otros pescadores piensan que lo correcto es “El pescador es el mejor conservador de la isla”.

En la década del 90, Maritza se unió a la cooperativa de pesca de Santa Cruz, cuando apenas eran 70 socios, que en ese entonces propusieron la primera veda de langosta que duró cinco años.

“No fueron las instituciones”, enfatiza… “Fuimos conscientes que había capturas (de langostas) muy pequeñas y ovadas. Se decidió no coger ovadas ni pequeñas para que se reproduzcan”.  

En mi deseo por conocer más, acudí a mi amigo, el biólogo Jorge Ramírez, que reconoce la consciencia del pescador artesanal de Galápagos. En varios talleres con el sector ha conocido las buenas prácticas de los pescadores, como no arrojar basura al mar.

Jorge me explicó cada arte de pesca y su aplicación, como el más sencillo que es la recolección a pie usada en la pesca de canchalagua y pulpo. Seguida por el buceo con ayuda de compresor en la pesquería de langosta y pepino de mar.

Luego está la pesca blanca con artes diferentes para peces costeros, como bacalao y brujo. En esos casos los pescadores, con embarcación detenida, utilizan el empate de mano (un nylon con tres anzuelos y carnada) y caña de pescar.

Para la pesca de altura o de pelágicos (atún y wahoo), los pescadores con embarcación en movimiento emplean troleo (parecido al empate de mano pero con señuelo más grande y sin carnada), caña con carrete y con carnada.

El dominio de esas técnicas convierten a estos hombres y mujeres de mar en pescadores artesanales. Como define la Real Academia Española, arte es el “conjunto de habilidades, técnicas o principios necesarios para realizar una determinada actividad”.

Conservador de la isla y su gente

Este sector productivo también es conservador de su comunidad, como lo demostró en plena cuarentena del año 2020, cuando la Covid-19 obligó a todo el mundo a permanecer encerrado.

Foto cortesía: Franklin Arreaga

Franklin Arreaga, mejor conocido como “Torraja”, es parte del sector y recuerda que en esa época los hombres y mujeres del Muelle de Pescadores de Santa Cruz idearon la entrega de pescado a las familias de Galápagos, ante la escasez de alimentos y la crisis económica por la paralización de actividades.

“Me les uní y salimos en tres fibras de pesca con las que llenamos tres carros con pámpano y lisas grandes, que repartimos en cuatro cuadras”, dice Torraja.

Foto cortesía: Franklin Arreaga

Por la noche su teléfono se saturó de llamadas perdidas y mensajes de conocidos que le pedían pescado para sus barrios y familias. Así fue que un primo le entregó 500 dólares para comprar combustible para la semana y organizó a su familia para salir a pescar.

Foto cortesía: Franklin Arreaga

Hoy reflexiona que la necesidad lo sobrepasó, porque mientras entregaba pescado en un barrio lo llamaban de otro para pedir que lleve pescado. Actividad que contó con ayuda gratuita de transportistas para llevar pescado a los barrios más pobres y a la parte alta, donde el trueque le permitió armar canastas con plátano verde, arroz, aceite y otros productos que entregó desinteresadamente durante días.

Foto cortesía: Franklin Arreaga

Sus recursos también se agotaron y llegó un momento en el que acudió a las redes sociales para solicitar apoyo para continuar la obra social. Amigos y galapagueños en el extranjero respondieron con donaciones.

Han pasado dos años de aquella experiencia que todavía despierta sentimientos de gratitud hacia el sector pesquero. Historias del Muelle de Pescadores, como las de Maritza y Franklin son las que llenan de orgullo a los pescadores artesanales de Galápagos y a los galapagueños de corazón…

(Visited 893 times, 1 visits today)

2 Comments EL PESCADOR DE GALÁPAGOS DEFIENDE LOS RECURSOS Y A SU COMUNIDAD

  1. Ruth Herrera 15 agosto, 2022 at 7:18 pm

    Que bonitas e historias, lo bueno de contarlas es que no se pierdan en el tiempo.
    Me encantó 💕 💖

    Reply
  2. Guillermo 5 diciembre, 2022 at 2:13 pm

    Excelente labor, felicitaciones

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *