VIVE LA EXPERIENCIA DE LA FOTOGRAFÍA DE NATURALEZA CON LOS JÓVENES FOTÓGRAFOS DE GALÁPAGOS

Hacer fotografía de naturaleza es una actividad que requiere preparación previa y eso es lo que aprendieron los 13 integrantes del grupo Jóvenes Fotógrafos de Galápagos, que me acompañaron al campamento de fotografía de naturaleza realizado en el sitio Media Luna, de la parte alta de Santa Cruz.

Gracias al apoyo de guardaparques de campo, los jóvenes conocieron las condiciones del terreno, para llevar la ropa y calzado adecuado, así como otros condicionamientos como la cuarentena de equipaje y materiales cuando se acampa en sitios remotos.

Cuando llegó el día de, nos calzamos botas y empezamos el ascenso hasta la cumbre de Media Luna, a 800 metros sobre el nivel del mar, donde disfrutamos de un paisaje privilegiado que fotografiamos de inmediato.

La práctica inició con la calibración de los parámetros de iluminación, enfoque y obturación debido a la presencia de neblina y vegetación tupida. De esa manera los chicos fotografiaron cada una de las actividades de los guardaparques, como el monitoreo de nidos de petrel de Galápagos y la colocación de veneno para ratas.

En cada uno de los 30 nidos monitoreados, cada uno de los chicos se ajustó a las condiciones del terreno para buscar su mejor ángulo, sin obstaculizar el trabajo de los guardaparques. El objetivo de nuestra labor es que las fotografías se conviertan en una herramienta de concienciación, para fomentar la conservación y mostrar cada fase de la protección de especies endémicas.

Obra: Life – Joven Fotógrafa: Ashly Silva

Luego del monitoreo las prácticas continuaron con fotografía libre, aprovechando las condiciones de flora y fauna que tiene Media Luna.

Gracias al apoyo de la profesional galapagueña, Abigai Celi, Psicóloga Organizacional, los Jóvenes Fotógrafos de Galápagos participaron en una dinámica de liderazgo y motivación personal que les permitió identificar virtudes y destrezas, para fortalecer su desarrollo personal y trabajo en equipo que se reflejó en sus prácticas fotográficas.

Al final del campamento los chicos salieron con renovado entusiasmo por la fotografía y la conservación. Como se refleja en el testimonio del joven fotógrafo Sebastián Aguirre:

“El campamento en Media Luna fue algo increíble, conocer el petrel, poder monitorear sus nidos y verlos mientras son críos me ha hecho entender lo importante que es conservar nuestro muy diverso hogar. Fue todo un privilegio estar ahí y poder usar la fotografía como herramienta para ayudar a abrir los ojos a la sociedad y que vean lo importante que es cuidar nuestro único hogar”

Gracias al apoyo de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, Lindblad Expeditions-National Geographic, Fundación Scalesia y la comunidad local puedo seguir empleando la fotografía como herramienta de conservación de este hermoso Patrimonio Natural de la Humanidad, Galápagos.

(Visited 439 times, 1 visits today)

Deja un comentario