ALIANZA DE UN FOTÓGRAFO Y JÓVENES EN GALÁPAGOS PARA CONSERVAR EL ARCHIPIÉLAGO Y EL PLANETA

Volcán Wolf, isla Isabela, fotografía realizada luego de documentar viaje de monitoreo de la iguana rosada. Foto: Diego Bermeo

“Tú eres el Fotógrafo de Galápagos. Me gustan tus fotos. Yo también tomo fotos”. Esas palabras de un niño de 7 años que me hizo entender que a través de la fotografía estaba logrando que mi mensaje de cuidar Galápagos estaba llegando a personas de todas las edades.

Han pasado dos años desde aquella conversación que siempre recordaré con el pequeño Fabio; y seis años desde que la fotografía se volvió parte de mi vida laboral y pública, cuando me uní al equipo de comunicación de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, una institución pública que forma parte del Ministerio del Ambiente en Ecuador y vela por la protección, conservación y regulación de las áreas protegidas terrestre y marina en este archipiélago Patrimonio Natural de la Humanidad.

Guardaparque llevando a cuestas tortugas para repatriación en isla Santa Fe.
Foto: Diego Bermeo

Liberación de tortugas en isla Santa Fe. Estas tortugas fueron criadas en cautiverio en el Centro de Crianza Fausto Llerena en la isla Santa Cruz. Foto: Diego Bermeo

 

Una de mis labores en el área de comunicación es documentar fotográficamente el trabajo de los compañeros guardaparques de campo, como la protección de los nidos de tortugas terrestres en el área protegida, donde la presencia de ratas pone en riesgo la vida de los neonatos antes de que rompan el cascaron o la re introducción a sus islas de origen logrando la restauración de ecosistemas.

Con mis fotos también he podido mostrar el importante trabajo que realizan los guardaparques para proteger, conservar y restaurar el archipiélago, así como el trabajo científico de la Fundación Charles Darwin para proteger a los pinzones de manglar de la presencia de la mosca Philornis downsi, que también afecta los huevos y polluelos, poniéndolos en un alto riesgo.

Pinzón de manglar fotografiado en el laboratorio de la Estación Científica Charles Darwin, cuyos esfuerzo están rescatando esta especie. Foto: Diego Bermeo

 

Cada cobertura fotográfica y el día a día con mis compañeros realizando su trabajo en sitios naturales mágicos, me hace comprender lo importante de cuidar la naturaleza y la necesidad de llevar el mensaje de conservación a más personas, como miembro de una institución líder en conservación y de manera personal como miembro de la comunidad en la que vive mi familia y se desenvuelven mis hijos; también porque miles de personas llegan cada año a este lugar para conocer por qué estas islas son “encantadas”.

Tomando un breve descanso durante una de las practicas en isla Santa Cruz. Foto: Liza Díaz

Salida de campo para fotografiar tortugas en reserva el Chato. Foto: Diego Bermeo

 

En el año 2014 mi conocimiento fotográfico se convirtió en la herramienta que necesitaba para llegar a los estudiantes de Santa Cruz, con el proyecto Jóvenes Fotógrafos de Galápagos con los 10 primeros alumnos. Antes de salir a tomar fotos aprendieron la importancia de las reglas de visita en el Parque Nacional Galápagos como no usar flash y mantenerse a dos metros de distancia de las especies.

Guardaparque explicando el proceso de protección de nidos y recolección de huevos de tortugas gigantes en una de las actividades realizadas para conocer las actividades de conservación de esta especie. Fotos: Diego Bermeo

Son 50 los jóvenes que han pasado por el proyecto en estos tres años y en una ocasión escuche a Melissa Arevalo decir  “Conocí nuevos lugares gracias a fotografía, conocí más a fondo a mi paraíso, y al ver tanta belleza tan vulnerable, tan majestuosa, comprendí que debía cuidarla más, apreciarla más. Valorar a Galápagos sin duda es uno de los placeres más grandes que he podido experimentar”. Estas palabras me impulsan a seguir adelante, porque me demuestran que a través de la fotografìa han aprendido a ver a Galápagos de una manera diferente, que también han podido entender por qué miles de personas llegan cada año con sus cámaras a fotografiar el sitio en el que viven. Y si no lo cuidamos ponemos en riesgo a especies como las tortugas y pinzones de manglar que se ven afectadas por dos enemigos introducidos, que como la mayorìa llegaron en los medios de transporte, en la ropa, maletas o carga.

Primera exposición realizada en el año 2014 en el malecón de Puerto Ayora. Foto:
Diego Bermeo

Una  fotografía de grupo luego de la inauguración de la exposición en la Galería Aracely Gilbert de la ciudad de Guayaquil año 2016. Foto: Tania Muñoz

Al final de cada año escolar, cuando mi grupo de Jóvenes Fotógrafos de Galápagos participa en exposiciones locales y nacionales con su trabajo me siento recompensado cuando los escucho hablar del impacto que la fotografìa tuvo en ellos, como las sentidas palabras que Abraham Bonilla pronunció durante el discurso que compartimos en la Universidad de las Artes en Guayaquil y que dejo en las siguientes líneas.

“Diego no solo  busca llegar a los jóvenes, sino también a que instituciones apoyen para que esta actividad tome mucho más valor y así sean partícipes del mismo como lo fue el año pasado en la que fuimos a compartir fotografías de nuestras islas en la casa de la cultura en la capital de nuestra República,  en la que aproximadamente 200 estudiantes de diferentes establecimientos nos visitaron para no solo verlas, sino que aprovechamos para contagiarles de lo divertido que es cuidar la naturaleza a través de la fotografía”.

La Fundación Charles Darwin brinda un espacio permanente en su galería para exponer obras de los jóvenes, aquí terminamos de renovar fotografías para el periodo 2017. Foto: Sergio Zamora

Aquí un día común con mi familia durante un paseo de fin de semana en playa Tortuga Bay. Foto: Diego Bermeo

Como fotógrafo yo solo sueño poder continuar educando a los jóvenes; entiendo que no voy a cambiar este archipiélago con la fotografía, pero estoy seguro que puedo cambiar a los que serán futuros líderes y si podrán hacerlo.

Dictando una charla sobre el uso de la fotografía como herramienta de conservación a jóvenes de un instituto de diseño y artes en Guayaquil como parte de una exposición fotográfica realizada en la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas. Foto: Tania Muñoz

Diego Bermeo es fotógrafo y comunicador ambiental en la Dirección del Parque Nacional Galápagos. Fundador del proyecto Jóvenes Fotógrafos de Galápagos usa la fotografía como herramienta de conservación y fortalecimiento de la identidad cultural en las áreas protegidas. Vive en la isla Santa Cruz en Galápagos.

(Visited 575 times, 1 visits today)

8 Comments ALIANZA DE UN FOTÓGRAFO Y JÓVENES EN GALÁPAGOS PARA CONSERVAR EL ARCHIPIÉLAGO Y EL PLANETA

  1. Lucely Bermeo 15 diciembre, 2017 at 2:46 pm

    Felicidades y gracias por ayudar a preservar la naturaleza

    Reply
  2. Roxanna 15 diciembre, 2017 at 3:20 pm

    Definitivamente los jóvenes cambian su perspectiva con este tipo de proyectos, éxitos!

    Reply
    1. Diego BermeoDiego Bermeo 10 enero, 2018 at 6:48 pm

      Así es Roxanna

      Reply
  3. Ezio Macchione 17 diciembre, 2017 at 2:30 pm

    Muy bien Diego, más de la profesión nos une el amor por la naturaleza y el deber de protegerla! Un abrazo y hasta pronto!

    Reply
    1. Diego BermeoDiego Bermeo 10 enero, 2018 at 6:48 pm

      Tu trabajo a favor de la naturaleza es muy valioso Ezio. Gracias

      Reply
  4. Erika 8 enero, 2018 at 2:46 pm

    Un gran trabajo a favor de la naturaleza y de los futuros lideres del archipiélago.

    Reply
  5. Fernando 8 enero, 2018 at 2:49 pm

    Una de las mejores iniciativas donde se usa la fotografía para fomentar el arte, cultura y amor por la naturaleza y lo mejor, hecho en Ecuador.

    Reply
  6. Wilson Cabrera Freire 19 agosto, 2018 at 9:32 am

    Exelente trabajo Diego exelente forma de llegar a las personas enseñando a través de la fotografía conservar Galápagos, valorar apropiarse de este paraíso y no sólo Galápagos si no el planeta entero. Éxitos

    Reply

Responder a Erika Cancelar respuesta